Cuatro hombres formalizados, productos incautados por un monto superior a los $ 5 millones, una flota de vehículos por un valor similar también incautada, son las primeras consecuencias del procedimiento que desbarató una banda de contrabandistas en San Carlos que, podría deparar muchas más sorpresas.

La investigación, que tuvo su punto más alto hasta el momento el lunes último, se inició a partir de información anónima aportada al teléfono 0800 5000, dando cuenta de que se estaría comercializando en la zona, y fundamentalmente en San Carlos, mercadería de contrabando.

Investigadores de la Zona Operacional 3, bajo las órdenes de la Fiscal Letrada de 1° Turno de San Carlos, Mariela Núñez, la madrugada del lunes 7 establecieron varios puntos de control en la periferia de la ciudad, a partir de información precisa sobre la llegada de un cargamento con productos de contrabando.

Luego de cargar varias toneladas de productos de todo tipo en una chacra del Chuy, un camión con zorra (remolque) salió con destino final en un depósito alquilado por la banda de contrabandistas en la zona de Camino de Los Ceibos, donde ya había un gran stock.

En el depósito, varias personas se encargarían de la descarga de los productos (incluidos medicamentos), en tanto más tarde llegarían distintos vehículos para abastecer comercios de la ciudad de San Carlos, y aunque aún no se confirmó, probablemente de otros lugares como Maldonado.

Confirmado el ingreso del camión a la zona del depósito, se desplegaron efectivos policiales de varios reparticiones, quienes en pocos minutos le cayeron encima a todos quienes se encontraban en el lugar, en total 7 hombres, 4 de los cuales finalmente resultaron formalizados.

Entre ellos estaba el efectivo policial M.N.R.P., de 35 años, quien se encontraba con licencia médica desde hace varios años y estaba viviendo en la ciudad de Chuy, donde además es dueño de una casa de comidas. Era quien oficiaba de “puntero” abriéndole el paso al camión.

A él se le incautó un chaleco antibalas que años atrás había denunciado como robado -lo que desató una investigación interna- así como el carné policial. Ambos elementos los llevaba dentro de la camioneta, porque ante cualquier contingencia en ruta, haría valer su condición de Policía.

En el procedimiento, se incautó la camioneta que conducía M.N.R.P., así como el camión con zorra que manejaba L.P.C.S, de 38 años; otra camioneta y dos automóviles, todos ellos valuados en $ 4.468.000; además de $ 348.655, US$ 53, € 45 y R$ 5, y varios teléfonos celulares.

La mercadería que ya se encontraba en el depósito, sumada a la que acababa de arribar de la frontera, fue valuada en $ 5.361.600 y constaba de bebidas con alcohol, artículos de tocador, comestibles y afines, telas y otros artículos, así como una importante cantidad de medicamentos.

El matute estaba compuesto por: 927 latas de cerveza, 354 botellas de caña, 250 botellas de vino y 233 botellas de cóctel; además, 8.002 pastas dentales, 2.560 máquinas de afeitar, 2.788 jabones de tocador y 145 paquetes de jabón líquido para máquina; 834 frascos de shampoo y 537 desodorantes en aerosol.

Los comestibles y afines: 10.538 unidades de café, 3.351 paquetes de bombones, 2.628 unidades de chocolate, 1.272 caldos, 1.180 bolsas de sal, 1.140 cajas de wafles, 494 bolsas de caramelos, 432 edulcorantes líquidos, 360 cajas de gelatina en polvo, 320 kilos de porotos, y 267 paquetes de crema de leche.

Asimismo, 226 bolsas de azúcar, 192 polvo para jugos, 142 bolsas de confites, 140 kilos de yerba y 94 bolsas de pimentón; 414 sets de cuchilla y chaira, 250 unidades de medicamentos, 132 frascos de “Alivio Mágico” (afamada pomada para dolores musculares), y 4 rollos de tela de 150 metros cada uno.

En el caso de los medicamentos, se trataría de pedidos puntuales realizados por distintas personas y para uso propio, quienes serían citados a declarar. Lo incautado tiene nombre y dirección de los destinatarios que, de acuerdo a lo informado, residen en distintos departamentos.Fabian Gisleno Nieves Olivera, el único con antecedentes por un delito similar y arrendatario del depósito. ¿Será el jefe de la banda?.Fabian Gisleno Nieves Olivera, el único con antecedentes por un delito similar y arrendatario del depósito. ¿Será el jefe de la banda?.

El local, ubicado en la periferia de la ciudad de San Carlos, había sido alquilado por Fabián Gisleno Nieves Olivera, de 52 años, el único de los 4 imputados que poseía un antecedente penal; el 23 de agosto del año 2004 había sido procesado precisamente por un delito de contrabando.

Lo que viene

La investigación ahora está abierta a varias puntas, porque mientras se define claramente el rol de cada uno de los 4 imputados y la eventual participación que podían tener los otros 3 hombres que tras la detención quedaron en libertad, se buscan más implicados.

Fuentes indicaron a MaldonadoNoticias que no se descarta la participación de más personas, incluidos funcionarios públicos, visto el nivel de organización que tenía la banda de acuerdo a lo conocido hasta el momento. Las claves podrían encontrarse en los teléfonos celulares que están siendo periciados.

Pero desde ya, uno de los aspectos que más interrogantes genera está en la utilización de un camión de gran porte para el traslado de la mercadería de contrabando, porque una unidad de esas características, necesariamente tiene que movilizarse por rutas adecuadas.

Otra cosa que se pretende saber, es desde cuando operaba la banda y cuantos cargamentos habían llegado desde la frontera, lo que puede esclarecerse en parte, conociéndose la fecha de arrendamiento del depósito de Camino de Los ceibos, que operaba también como un gran centro de distribución.

 

(Video: Ministerio del Interior)

e-max.it: your social media marketing partner