*) Psic. Manuel Froilán Zavala Ayala

 

El título menciona un “versus” entre ambos términos, en caso de que exista realmente el versus, y eventualmente de no existir, son prácticas completamente ajenas. ¿Ud. qué opina?

El significado etimológico de la Eutanasia es “buena muerte”, cuyos vocablos constitutivos provienen del griego “eu” y “thanatos”. Hasta la fecha dicha palabra se mantiene en controversia, así como el de suicidio asistido, que para mí ingrata “sorpresa”, en un programa leo lo siguiente en el zócalo: “Eutanasia y Muerte Asistida” (¿?). Quiero creer que no fue la intención crear mayor confusión ya que el proyecto menciona “suicidio asistido”, y no “muerte asistida” de forma vaga y generalista.

No podemos permitirnos la pérdida de valor de la palabra, del razonamiento, de la argumentación como medio para alcanzar una verdad. La separación de la palabra de la verdad da un resultado ambiguo.

Los conceptos deben ser claros, y más en estos casos, ubicados en los espacios correctos, sin idear confundir con meros adornos vacíos.

Básicamente la Eutanasia (activa o pasiva) se refiere a “no prolongar una vida en la cual ya no hay vida” (Código de Bioética Mundial). Pacientes con enfermedades terminales o pacientes conectados a una vida artificial y no ya  natural.

El Suicidio médicamente asistido, lo afirmo y lo afirman organismos internacionales y profesionales muy destacados en la temática, que el mismo es una “aberración”. Por ello el “vs” inicial, ya que el Suicidio médicamente asistido (en sí mismo) no existe, ya que no está reconocido ni avalado por ningún organismo internacional, además de ser una práctica que se desea aplicar con no sé qué propósitos.

Imaginemos (me permito graficar) 3 etapas de un proceso: 1) el motivo o inicio de un estado emocional; 2) el proceso, en el cual entre otros se encuentra un tratamiento efectivo para una persona con idea suicida o ubicada en algunas de las instancias del suicidio; 3) el final. Lo menciono así, para una mayor compresión, ya que he recibido y aún lo sigo recibiendo, consultas sobre la diferencia entre ambos “conceptos”.

Volvamos a lo graficado: una parte importante de la población menciona: “cada uno es responsable y dueño de su propio cuerpo y ante un sufrimiento insoportable puede decidir y solicitar morir”. Esta mención corresponde al punto 3 (de la Eutanasia y NO del suicidio asistido o legalizado), es decir al final del proceso. Este es el punto donde se focaliza el proyecto “Eutanasia y Suicidio Médicamente Asistido”; y los puntos 1 y 2? Es ahí donde se tendría que focalizar la cuestión a fin de NO llegar al punto 3 (Me refiero al Suicidio Asistido).

Al legalizar el suicidio, “se liberará psíquicamente a la persona de una “barrera”, para dar lugar y “vía libre” a la pulsión de muerte”. Entonces, las personas “van a percibir” “libertad y autorización” para auto eliminarse con mayor facilidad; además no todos solicitarán hacerlo en un hospital o sanatorio. Como estarán liberados, podrán recurrir a amigos, conocidos u otros, a quienes le soliciten que terminen con su vida… total, no habrá culpables. Y esto, aunque suene ilógico y  raro es lo que ya sucede en algunos casos.

El Suicidio médicamente asistido, en los pocos países donde se ha legalizado tremenda aberrante ignorancia, ha transformado la situación en un interés económico que favorece a un grupo que lucra con la creciente idea de comercializar los intereses y demandas de las personas sin considerar los intereses de la bioética, las ciencias de la salud y los DDHH de tener acceso a medios idóneos de asistencia.

El lucro de estos pequeños grupos y sus accesorios han sido siempre demostrados mundialmente en cortes internacionales y es por ello que estas prácticas se han desechado en países con alta investigación sobre la problemática del suicidio y las depresiones como lo son Suecia, Australia, Canadá, España, Reino Unido y en Latinoamérica Chile y Argentina que ha establecido su Ley 27130/14 pronta a reglamentarse.(Altavilla, Diana, Dra.Ph.D; Pte. Sección Suicidio y Autolesiones de la World Federation for Mental Health ; Sección Intervención en Desastres de la WPA).

El Art.1 del Proyecto menciona “... una persona mayor de edad, psíquicamente apta, enferma de una patología terminal, irreversible e incurable o afligida por sufrimientos insoportables...” ME PREGUNTO: 1) Una persona enferma de una patología terminal se encuentra psíquicamente apta? NO. (indudablemente dicha persona se encuentra en un estado de desadaptación emocional y con un juicio no conservado); 2) ... “incurable ´O´ afligida por sufrimientos insoportables”; se observa una separación mediante la “O” entre enfermedad terminal y sufrimientos insoportables (¿?).  ME PREGUNTO: cuál es el significado de “sufrimiento insoportable” desde la subjetividad individual? Dicho sufrimiento es físico, emocional o se refiere a ambos.

Ejemplo: una persona depresiva, con ideación suicida presenta un “sufrimiento insoportable (emocional), al igual que otros trastornos y patologías que competen a la Salud Mental. 3) ME PREGUNTO: Qué profesional evaluará a una persona con un “sufrimiento emocional insoportable”?

Cuáles son los límites de las experiencias disruptivas que conducen al "sufrimiento insoportable"? Dónde quedan los “cuidados paliativos”? Dónde se ubicará la Tanatología? Dónde quedarán los tratamientos psicológicos y psiquiátricos, entre otros, efectivos que permitan alejar al padeciente de ese lugar sufriente? O acompañarlo a transitar con las herramientas adecuadas para finalizar su vida naturalmente de la mejor forma posible.

Por otro lado, el paciente depresivo, el que idea un suicidio, el que padece de ataques de pánico, la que sufre violencia doméstica, también poseen un “sufrimiento insoportable” (emocional), y en ellos la frase “no quiero vivir más” está siempre presente. Qué sucederá con estas personas ante una petición de finalizar sus vidas?

De aprobarse y legalizarse el Suicidio Asistido, se estará cometiendo un terrible error, y por cada autorización quedará sobre la espalda un cadáver con el que se tendrá que transitar la vida, porque el suicidio asistido, no es una medida indicada, reitero, por ningún organismo internacional. Y los países que han legalizado, hoy en día no pueden volver atrás.

LOS CÓDIGOS DE BIOÉTICA MUNDIAL ESTABLECEN QUE NO SE DEBE EXTENDER LA VIDA CUANDO LA SITUACIÓN DE VIDA SE HA TERMINADO. “PERO EXTENDER LA VIDA ES UNA COSA Y TERMINARLA ANTES ES OTRA” (Dra.Ph.D. Altavilla,D.)

Desde hace 18 años, sólo cuatro países (Bélgica, Suiza, Holanda y Luxemburgo) lo han legalizado. No llama la atención que desde esa época, otros países no hayan legalizado también?

Además, en los países mencionados, desde su implementación, los suicidios han aumentado.Gráfico que demuestra el aumento de las muertes por Eutanasia en Bélgica y Holanda desde la legalización.Gráfico que demuestra el aumento de las muertes por Eutanasia en Bélgica y Holanda desde la legalización.

Médicamente Asistido (Suiza). De aproximadamente 2/100.000 habitantes a más de 10/100.000 habitantes.Gráfico que demuestra el aumento de las muertes luego de la legalización del SuicidioGráfico que demuestra el aumento de las muertes luego de la legalización del Suicidio

De aprobarse el Suicidio médicamente asistido, Uruguay va a quedar en el planisferio mundial como el único país que teniendo una estructura para implementar un sistema de salud adecuado y reducir los riesgos de suicidio, con una medida confusa e inadecuada... las aumentó.

    

 

*) Doctorando en Psicología. Grupo de Investigación en Psicoanálisis y/o lo Disruptivo. (USAL-APA).

Especialista en la Problemática del Suicidio. Secretario General de la Sección Suicidio y Autolesiones de la World Federation for Mental Health (WFMH). Miembro Titular de la Asociación Argentina de Salud Mental (AASM).

Miembro del Capítulo Suicidio y Prevención de la Asociación Argentina de Salud Mental (AASM).

International Association for Suicide Prevention (IASP).

Miembro de la Sección Desastres de la World Psychiatric Association (WPA)

        

e-max.it: your social media marketing partner