*) Cr. Ricardo Puglia Saavedra

La toxicidad es la capacidad de alguna sustancia química de producir efectos perjudiciales sobre un ser vivo. Tóxico es cualquier sustancia, artificial o natural, que produce un efecto dañino sobre los seres vivos al entrar en contacto. Agrego, la sustancia abstracta puede ser también la doctrina del progresismo aplicada por el FA desde 2005 y sus actos de gobierno.

Uruguay se ha convertido en un país tóxico, gobernado por doctrinas obsoletas, por políticas discriminatorias internas y externas, con una oposición que aún no ha encontrado el camino. Vemos cómo se da la espalda a la realidad nacional y a sus verdaderos problemas provocando en una gran parte de la población un estado de angustia permanente y gran tristeza que en el caso de los jóvenes con iniciativas, y ganas de salir adelante prefieren emigrar al darse cuenta que sus esperanzas no son compartidas por el partido de gobierno.

Uruguay no es tóxico para los extranjeros que se radican con rentas del exterior superiores a us$ 5.000 mensuales porque encuentran un país que vive en su pasado, no los afectan los impuestos, a pesar de ser un país caro en relación a nuestros vecinos y a una gran cantidad de países del primer mundo.

Sin embargo, el sentimiento de la gran mayoría de los uruguayos es angustia. Angustia, porque los presidentes del FA y sus colaboradores han echado agua sólo para sus molimos. Impotencia, al ver como el vicepresidente ha mentido y camina tan campante con el agujero de us$ 850 millones de dólares de su gestión frente a ANCAP que estamos todos pagando.

Tristeza, al ver que Uruguay se ha convertido en el país que posee una agenda de paros nacional que más allá de la razón que les ocupa, aplican la movilización como única herramienta de protesta. Se perjudica generalmente el ingreso de los propios trabajadores y se descontrola la actividad habitual de todos los habitantes.

Han pasado doce años y hoy Uruguay tiene la deuda pública mayor de la historia desde 1850 y un déficit fiscal insolente del 4% (US$ 2.042,6 millones) del PIB en 2016. Sin embargo, en vez de aplicar un plan de reducción drástica del gasto público, (el mismo será incrementado con la Rendición de Cuentas, y pagado con mayores impuestos y más endeudamiento público).

Vemos como todas las semanas cae en concurso o quiebra directa alguna empresa con colectivo de trabajadores importante, sin embargo, se compra un avión para dar la vueltita en la región en vez de procurar la instalación de nueva empresas de aviación de bajo costo.

Cambio Nelson, es un ejemplo de la falta de controles del BCU, quien no sólo debe analizar la información legal sino también informarse en el ámbito de su actuación que existen algunos cambios que por izquierda descuentan cheques y otorgan préstamos con fondos propios o de terceros. Los perjudicados son también responsables de su accionar por apostar sus fondos con la perspectiva de una mayor rentabilidad por encima del sistema financiero.

Nos intentar engañar que “vamos bien” al igual que la cuna cubana de su inspiración política cuando el maestre de la política económica miraba para el costado desde su sillón en el Senado como Mujica dilapidaba los recursos públicos y ahora nuevamente, como Ministro mira para el costado sin un verdadero plan económico que tenga verdaderos programas y planes de desarrollo económico.

La toxicidad es tan grande que llega a todos los estratos sociales pasando desde la emigración a la delincuencia quien no recibe las penas ni las correcciones a sus actos delictivos. Es tóxico además del tabaco, la marihuana que se importa (sic) y produce en el Uruguay gobernado por el Frente Amplio.

Nos mienten permanentemente y siempre se señala a otro responsable de los actos de gobierno. No existe el “mea culpa”, o son conspiraciones o ataques políticos o la herencia maldita que no considera el período 2005/2017.

Nos caemos a pedazos mientras nuestros poderosos vecinos han ya salido de la rescisión y proyectan crecimientos en sus economías basados en la esperanza, en sus recursos nacionales y en el trabajo de sus pueblos quienes están luchando contra la corrupción de izquierda heredada.

*) Especialista en inversión bancaria y asesoramiento empresarial, egresado en 1980 de la Universidad de la República Oriental del Uruguay “Contador Público y Licenciado en Administración”. Ex vicepresidente de la Corporación Nacional para el Desarrollo. Ha desarrollado una proficua e intensa actividad en la banca nacional e internacional, destacando las áreas de inversiones, reestructuración de deuda, banca corporativa, banca minorista, proyectos de inversión, ingeniería financiera y comercio internacional.

En 1990/1991 ocupó la gerencia comercial de Credit Lyonnais Uruguay y participó en la renegociación de la deuda externa uruguaya en estrecho contacto con el Ministerio de Economía y Citibank N.A.; de 1992 a 1996 estivo a cargo de la gerencia comercial de Banco Exterior Uruguay (hoy BBVAArgentaria).

Desde el año 2006 desarrolló servicios profesionales independientes en Consultoría  y Finanzas Corporativas en varias empresas.

e-max.it: your social media marketing partner

 

COLUMNAS INVITADOS

  • 1
  • 2
  • 3
El ahorro en Uruguay

El ahorro en Uruguay

Por el Ec. Mauro Mendiburu

SUICIDIO: Un grito silente

SUICIDIO: Un grito silente

Por el Psic. Manuel F. Zavala Ayala

Argentina. Un traspie inoportuno

Argentina. Un traspie inoportuno

Por el Ec. Mauro Mendiburu

“Es lo que hay valor”

“Es lo que hay valor”

Por Daniel Pelenur MBA

El ajuste a la uruguaya

El ajuste a la uruguaya

Por el Ec. Mauro Mendiburu

Suicidio: Aprendiendo a mostrar compasión

Suicidio: Aprendiendo a mostrar compasión

Por el Psic. Manuel F. Zavala Ayala

Sin libros en la espalda

Sin libros en la espalda

Por el Cr. Ricardo Puglia Saavedra

La crisis de Brasil

La crisis de Brasil

Por el Ec. Mauro Mendiburu